OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el diario ABC Miguel Ángel Barbero recomienda estos dos diseños de Seve Ballesteros. En ambos recorridos, trabajamos intensamente los miembros de Magnolia Golf Design.

Golf Las Pinaíllas (Albacete)

En Motilleja (término municipal de Albacete), junto al río Júcar, construímos el primer campo de 18 hoyos de Castilla-La Mancha.

En nuestro libro El Gran reto de Seve, podemos leer en refernecia a Golf Las Pinaíllas:

«Durante la construcción de la obra se produjo un parón, pues desde la concejalía de medioambiente se reclamaron unos trámites burocráticos que estaban pendientes de realizarse.

Una vez resuelto, se produjo una visita organizada a la obra, de modo que se prepararó un autobús donde viajaban además del alcalde y distintos concejales del ayuntamiento, una amplia representación de los medios informativos de la ciudad, también estábamos nosotros para dar las explicaciones relativas al proyecto.

Fue curioso, cuando a preguntas de un periodista comenté que era digno de tenerse en cuenta cómo lo que era un terreno destinado a la agricultura con regadío, se había convertido en un campo de golf, con menores necesidades hídricas y creando una biodiversidad manifiesta. En ese momento de mis comentarios, me interrumpió el concejal de medioambiente de Albacete, para en tono burlón poner en duda la veracidad de mis palabras.

Ello me dio pie a preguntar que ¡cómo no iba a ser de la forma que lo estaba comentando! si la creación del campo de golf había supuesto la sustitución de un cultivo monoespecífico, por la introducción de césped, arbolado, lagos y toda la avifauna que a ellos acudían, pasando el río Júcar a menos de un kilómetro del límite del campo de golf.

La estructura física de un campo de golf, supone la existencia de una serie de niveles de vegetación de estratos diferentes: arbórea, arbustiva, de matorral y herbácea, que distribuidas de forma regular, proporciona sistemas de ecotonos donde se concentran una gran diversidad florística y de fauna.

Era triste contemplar como aún perduraba la inquina contra los campos de golf y más proviniendo estas opiniones de quien lo hacía. Lo cierto es que el proyecto resultó un auténtico éxito y pronto se alcanzaron la cifra de 500 familias como miembros del Club, lo que permitió el aumento de la superficie de césped, así como incrementar la repoblación con mayor árboles maduros de diferentes especies además de los pinos halepensis (carrascos) que se plantaron en un principio.»

Green 7 Golf Las Pinaíllas

Debemos destacar el magnífico mantenimiento de este recorrido, actualmente con un extraordinario estado de sus greenes. Éstos son rápidos y con sutiles caídas. El suave moldeo alrededor de ellos, premia a los jugadores hábiles.

Golf Santa Marina (Cantabria)

Situado en las proximidades de San Vicente de la Barquera, fue el único campo de 18 hoyos diseñado por Seve en su tierra,

Severiano en el prólogo del libro: Santa Marina, golf y naturaleza, señaló:

Siempre he defendido que los campos de golf son amigos del Medio Ambiente y una forma de preservación del mismo en unos casos y en otros de mejora, con un incremento de su biodiversidad. Santa Marina es un claro ejemplo de los primeros, como así lo refrenda la concesión del máximo galardón nacional en esta materia: el “Premio Madera Verde” en su edición 2007.«

Perspectiva de los hoyos 14 y 15, desde el hoyo 8 de Santa Marina Golf

Diario ABC

Tres campos de golf donde jugar en otoño es una experiencia especial

La Herrería (San Lorenzo de El Escorial), Santa Marina (La Revilla, Cantabria) y Las Pinaíllas (Albacete) se transforman en esta estación

Dicen los escoceses que se puede jugar al golf incluso con sol. La broma viene al caso porque los inventores de este deporte disfrutan de cada minuto que pasan con los palos en la mano, sin importarles que llueva o truene. Sin embargo, en España tenemos la fortuna de poder hacerlo los doce meses con un clima mucho más benigno. En las zonas meridionales o insulares se vestirá de manga corta la mayor parte del año, mientras que en las más norteñas o de interior se añadirán más prendas con un aliciente extra: jugar los mismos campos con un colorido diferente.

Esto sucede en recorridos emblemáticos como La Herrería, Santa Marina o Las Pinaíllas, cuya fisonomía difiere con las estaciones en función de la arboleda que presentan.

El veterano club escurialense es de los que mejor reflejan la llegada del otoño, pues se encuentra inmerso en el bosque de La Herrería, en la vertiente suroriental de la Sierra de Guadarrama y al pie del Monte Abantos. Al encontrarse al abrigo del sistema montañoso que le rodea, su peculiar microclima le permite disfrutar del cambio cromático de las especies arbóreas en otoño sin perder un ápice de su calidad golfística. Es una experiencia diferente.

Golf Santa Marina

Es un caso similar al del precioso mayorazgo de San Vicente de la Barquera, situado junto al mar pero con las condiciones boscosas propias del Parque Natural de Oyambre. Con el descenso del calor veraniego se evitan los momentos de sequía en calles y greens y se gana en un campo más receptivo para los tiros y colorido para la vista. Las más de cuatrocientas especies de fauna y flora que habitan en él se muestran en todo su esplendor y confirman que estas son fechas ideales para visitarlo.

Hoyo 17 Golf Santa Marina

Golf Las Pinaíllas

Otro diseño de Seve Ballesteros que mejora en otoño está en Albacete. Para el director de Las Pinaíllas, Eduardo Carrillo, «ahora es una época fenomenal para jugar aquí, pues ya hemos dejado atrás el calor del verano y aún no han llegado el frío característico del inverno ni el viento que en ocasiones azota el campo. Además el campo agradece el buen trabajo realizado durante el año y muestra en esta época su mejor cara para el disfrute de los jugadores».

Golf Las Pinaíllas

Direcciones

R. C. G. La Herrería. Inaugurado en 1966, está situado en el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial. Todo el Real Sitio fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984. https://golfmadridlaherreria.com/

Golf Santa Marina. Situado en la costa occidental de Cantabria, a 45 km de Santander, forma parte del patrimonio de interés cultural en 1987. El campo, diseñado por Seve, se abrió en 2001. https://golfsantamarina.es/

Golf las Pinaíllas. Desde 2002 los golfistas disfrutan de un diseño de calles anchas, rough denso y greens en alto a 21 km de Albacete. https://clubdegolflaspinaillas.com/