Green 1 Mayo 22

En junio de 1992 se procedió a la inauguración de lo 9 hoyos nuevos en el Real Golf de Pedreña.

Fue un acontecimiento que vivieron con mucha intensidad tanto los socios del Club como por la Junta Directiva. Además de autoridades locales se desplazaron miembros de la Real Federación Española de Golf. Incluso la familia Real de España, que fueron los impulsores del Club a principios del siglo pasado, mandaron sus felicitaciones.

Green actual del antiguo hoyo 3 recorrido Seve

Antecedentes

En los años 70, presidiendo el Club, D.Antonio Lavín Maraña, se estuvieron pensando y barajando diferentes alternativas a los terrenos que bordeaban la Ría del Cubas. Era una ladera con una fuerte inclinación que desde el hoyo 9 y 10 llegaba a la desembocadura del Río Miera.

Las finanzas del club no estaban muy saneadas. Se barajaron incluso opciones de construir un hotel y urbanizar frente al Cubas. Igualmente, el presidente hizo intentos para captar nuevos socios, pero esto contó con la oposición de algunos miembros de la Junta.

Curiosamente, al fallecimiento de D.Antonio, en 1980, la nueva Junta ahora presidida por D. Emilio Botín e integrada mayoritariamente por miembros de la antigua, decidieron llevar a cabo los deseos del antiguo presidente y se captaron nuevos socios.

De la Sierra nuevo Presidente

D. José Ramón de la Sierra tomó la presidencia en 1984 y dado la entrada reciente que se había producido de nuevos socios, el club se encontraba en mejor situación económica. El efecto de los éxitos de Seve que además llevaron a la apertura del Campo de Mataleñas, hizo que muchos nuevos abonados provenientes del nuevo recorrido municipal entraran en el Real Golf de Pedreña.

En esa circunstancia, D. José Ramón poco a poco fue pensando en realizar algunos hoyos para que sirvieran para descongestionar en ciertas épocas el recorrido tradicional.

Obviamente, pidió consejo a Severiano Ballesteros sobre las posibles soluciones dado la experiencia de él y su equipo.

Seve con su equipo de Trajectory, ahora miembros de Magnolia Golf Design, estudiaron con intensidad las posibles soluciones que se presentaron a D. José Ramón y su Junta. El entusiasmo del Presidente fue grande cuando comprobó que la solución presentada concebía 9 hoyos de par 36. Es decir, era consciente de que su proyecto suponía ampliar el Patrimonio del Club en un 50%.

Green actual del antiguo hoyo 2 del recorrido Seve

Diseño y Proyecto de Seve

Se realizó un proyecto de construcción valorado en 95 millones de pesetas. D. José Ramón buscó créditos para afrontar la inversión y Seve con su equipo empezaron a realizar la obra con la empresa más puntera en aquellos años en España. Objetivo, conseguir la mejor calidad posible con tan exiguo presupuesto. El compromiso era que lo que no se podía aportar en esta fase, se haría durante el mantenimiento posterior.

Todavía recordamos como el Gerente del Club en aquella época, D. Javier Zulueta, se asombrase de las punteras normas de construcción de los greenes seguidas y del hecho de que la instalación del riego automático, duplicara el número de aspersores de los 18 hoyos originales. Y todo ello por menos de 600.000 €.

Green actual del antiguo hoyo 4 del recorrido de Seve

Construcción 9 hoyos

Con esos buenos mimbres, los trabajos comenzaron a principios de 1991 y en otoño de ese mismo año ya se había finalizado la siembra de la totalidad de los 9 hoyos. Un record de profesionalidad y de planificación.

En junio de 1992, fueron inaugurados esos 9 hoyos con la realización de un Pro Am.

En la nota del R.G.de Pedreña se podía leer:

El 25 de Junio de 1.992 D. José Ramón de la Sierra, Presidente del Club, inauguró el nuevo recorrido de 9 Hoyos, ampliación de los 18 hoyos tradicionales, diseñados por nuestro socio de honor y gran campeón Severiano Ballesteros y construido bajo la dirección de su empresa Trajectory, S.A

Placa conmemorativa en el tee del hoyo 1

Un precioso recorrido con siete hoyos siguiendo la ladera a lo largo de la ría Cubas y terminando con 2 hoyos dentro de los bosques típicos de Pedreña en las inmediaciones del chalet. Un recorrido exigente para un golf de precisión, que ayudará a mejorar el nivel de los jugadores y el futuro desarrollo del golf de la región.

Actualidad

La realidad es que aquellos greenes que se construyeron hace ahora 30 años, siguen demostrando la calidad a pesar del escaso mantenimiento que reciben. Es verdad, que con la siega, se ha ido reduciendo el tamaño de los greenes hasta en un 20%.

Era un recorrido moderno, técnico, atractivo, variado y sobre todo espectacular.

En 1991, se acordó que el Club iría realizando un progresivo mantenimiento de las zonas de rough en ladera, circunstancia que tristemente no realizó a pesar de la insistencia que continuamente se realizaba desde Trajectory.

Ello llevó con los años a que su jugabilidad fuera deteriorándose. Un dato al respecto resulta inequívoco, las calles, tees y antegreenes de este recorrido jamás han sido pinchadas ni recebadas en estos 30 años.

Green actual del antiguo hoyo 5

Trajectory realizó un riguroso estudio en 1999 sobre las condiciones de recorrido y sus soluciones. El club no atendió las recomendaciones, a pesar de que Seve alertaba: “Desde que se puso en juego el nuevo recorrido, el club ha venido haciendo ciertos cambios –que no mejoras- en el mismo. Las pruebas son patentes.”

Green del antiguo hoyo 6 del recorrido de Seve

Evolución decepcionante

Resultó especialmente triste que con la excusa de incrementar las reservas de agua, en el año 2016 se decidió aumentar el lago que abrazaba a los hoyos 8 y 9, por tal motivo dichos hoyos fueron eliminados. Una decisión indefendible toda vez que existen multitud de localizaciones en donde se podría haber realizado dicha obra. En su lugar se construyeron dos pares 3 y lo que era un recorrido de par 36, se ha convertido en un par 31.

En los últimos años la inversión en el mantenimiento y reformas del campo original resultan apabullantes, por utilizar un adjetivo que se refiera a la cantidad, sin entrar en otras consideraciones. Sin embargo, el campo nuevo no recibe ninguna atención salvo la ya mencionada.

Cualquier momento sería bueno para cambiar esta política y llevar el campo al concepto con el que Seve lo había diseñado, que nada tiene que ver con la presentación que ahora tiene. Se trataba de un campo estilo links en los hoyos que bordeaban al Cubas y por tanto carentes por completo de arbolado y arbustos, las fotos que se acompañan de la construcción, lo atestiguan. El propio rough debería ser prácticamente inexistente, de forma que la bola siempre pudiera estar en juego. Lo que ahora se presenta es justamente lo contrario.

El trigésimo aniversario podría ser un buen motivo para revertir la situación, aunque la mutilación hecha resulta irreversible.