foto video

Escenario Ryder Cup

El presente vídeo es una prueba más de lo ridículo que resultó el escenario de la pasada Ryder Cup. Reunía todos los requisitos que no debe presentar un diseño. 

El recorrido

Se pide que esté integrado en el terreno de forma natural, que pueda ser jugado por todos los jugadores cualquiera que sea su nivel. Que sea sostenible en su mantenimiento, que resulte justo, premiando los buenos golpes y castigando los malos, etc.

Nada de esto tiene un campo que presume de más de 1.000 bunkers, en alguno de los cuales casi no se puede levantar el palo por su ridículo tamaño. Presenta traviesas como las que se ven el vídeo o se aprecian en la foto. Se crean situaciones imposibles, que no solo inciden en el juego, sino que demuestran la artificialidad de su diseño y la insostenibilidad de su mantenimiento. Siendo necesario, en la mayoría del mismo la siega manual puesto que las máquinas no pueden operar, etc.

El teatro de lo absurdo

Robert Trent Jones, quizás el mejor diseñador de la era moderna, cuando vió el campo que Pete Dye diseñó en el PGA West, lo calificó como «el teatro de lo absurdo».

Dye en Whisling Straits dió un paso más y es uno de los más claros exponentes de lo que se definió como Architorture en lugar de Architecture.

La opinión

Por todo ello me sorprende cuando los comentaristas de la televisión para España, se deshacían en halagos sobre el campo y lo definían como la obra cumbre de Pete Dye, que seguramente lo será dado lo estrambótico que resulta, ¿pero que digan que es una joya del diseño?.

Obviamente, todo el mundo puede opinar, pero este campo no se puede catalogar como un links de ninguna de las maneras y sí como una pesadilla.

La simple comparación con cualquiera de los míticos links británicos resulta grotesca.

Conclusión

 Valga la frase que decía el maestro del diseño Harry Colt, «la naturaleza no crea líneas rectas». Aquí la artificialidad se muestra por todas partes. Y se manifiestan principalmente en los greenes que resultan como pegotes sobre el terreno, ensamblados con terraplenes verticales y no con las pendientes características de los alrededores de los greenes en cualquier campo links. En éstos, se hace necesario jugar muchas veces golpes rodados y donde la imaginación y habilidad del jugador marcan la diferencia.

En Whistling Straits , se premia la potencia por encima de cualquier otra cosa.

¡¡Pero viva la diversidad¡¡